Y el señor Jones triunfó…

Lo más seguro es que si nombro a Adam Duritz o David Bryson, el lector se quede igual que estaba y no se dé cuenta de que esas personas forman parte de un famoso grupo musical de los años 90: Counting crows, o tal vez sí.
Pero, en fin, vayamos al grano:
Duritz intentó en más de una ocasión alcanzar la fama. De hecho, antes de irse a contar cuervos, estuvo con la banda de rock The Himalayans formada en San Francisco, en 1990, por Dan Jewett y en donde estaba acompañado por su amigo de la infancia Marty Jones. Ambos estaban dispuestos a llegar al estrellato de cualquier manera, y de esos deseos -empapados de cerveza y borrachos de conseguir algo más decente que un local donde golpear la batería-, surgió la letra que llevaría a Duritz al éxito: Mr. Jones.
Hay que recordar que la canción habla del deseo de ambos jóvenes de triunfar en el mundo de la música. No obstante, cuando Duritz llegó a la fama consideró que la letra no tenía apenas sentido porque era un anhelo de algo que ya había conseguido, por lo que intentó hacer algunas modificaciones sin éxito ya que la letra original sigue corriendo por el mundo…
Ahí va la traducida:

Estaba en el New Amsterdam clavando la mirada en la cintura de la joven rubia.
El señor Jones entabla conversación con la bailarina de flamenco morena.
Ella baila mientras su padre toca la guitarra,
De repente se hace hermosa.
Todos nosotros queremos algo de belleza.
Yo deseé ser bello.
Así que ven a bailar este silencio hasta por la mañana.
¡No te cortes, María! Enséñame algo de danza española.
Pásame la botella, señor Jones.
Cree en mí.
Ayúdame a creer en algo.
Quiero ser alguien en quién se pueda creer.

El señor Jones y yo nos contamos, el uno al otro, cuentos de hadas.
Miro fijamente a esa mujer hermosa.
“Ella te está mirando. Ah, no, no, ella me está mirando a mí”
Sonriente en las luces brillantes,
Llegando en estéreo.
Cuando todo el mundo te ama, nunca puedes estar solo.

Pintaré mi retrato
Me pinto a mi mismo en azul y rojo y negro y gris
todos los colores bonitos son muy, muy significativos.
El gris es mi color favorito.
Sentí tan simbólico el ayer.
Si conociese a Picasso,
Me compraría una guitarra gris y tocaría

El señor Jones y yo miramos hacia el futuro.
Contemplamos a esa hermosa mujer:
“Ella te está mirando. Uh, no lo creo. Ella me está mirando a mí”
De pie bajo los reflectores.
Me compré una guitarra gris.
Nunca estaré solo cuando todos me quieran.

Quiero ser un león.
Todo el mundo quiere hacerse pasar por gatos.
Todos queremos ser grandes estrellas pero tenemos diferentes razones para ello.
Creer en mí porque yo no creo en nada,
y quiero ser alguien para creer.

El señor Jones y yo dando traspiés por el barrio,
Nosotros miramos fijamente a esa mujer hermosa
“Ella es perfecta para ti, hombre, tiene que haber alguien para mí”
Quiero ser Bob Dylan.
El señor Jones deseó ser alguien un poco más moderno.
Cuando alguien te quiere, hijo, eres un algo más moderno de lo que puedes ser

El señor Jones y yo miramos fijamente el vídeo.
Cuando miro a la televisión, quiero volver a contemplarme a mi mismo.
Todos nosotros queremos ser grandes estrellas pero no sabemos por qué ni cómo,
pero cuando alguien me quiera, yo seré un poco más feliz de lo que pueda ser.
El señor Jones y yo vamos a ser grandes estrellas…

Que, por cierto, ¿tanto problema con conquistar a una mujer?
Parece llamativo en un Adam Duritz que llegó a tener una relación con la mismísima Jeniffer Aniston…

Anuncios

~ por mendfiss en 15 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: