Los órganos que regalaba la muerte

Y apuntito de finalizar el mes de Septiembre, la dirección de este blog no se olvida de aportar su granito de arena mensual, por lo que ahí va una anécdota que si bien no es tétrica algo de color oscuro sí se destinta.
Ubicados en pleno s. XVII, los científicos londinenses tenían una gran curiosidad por saber cómo funcionaba el cuerpo humano. Asimismo la profesión de ladrón especializado en muertos se puso de moda, o sea, que el dicho de “Piensa el ladrón que todos son de su condición” aquí no se cumplía al pie de la letra, ya que solo eran algunos los intrépidos que se aventuraban a exhumar tumbas. Y sí, estaba muy bien remunerado; así que, por las noches, los hurtadores iban a los cementerios a desenterrar cadáveres recientes para vendérselos a universidades y centros de investigación médica.
Las familias, horrorizadas, empezaron a tomar medidas de protección para que se respetara los cuerpos de sus parientes, ya que ¿quién se atrevía a donar su cuerpo a la ciencia en aquella época? Pero solo eran los más ricos los que podían mantener los gastos que suponían proteger a sus familiares, por lo que los ladrones iban, directamente, a los muertos de familias pobres.
Por supuesto, los más desfavorecidos socialmente tenían los órganos en mal estado debido a la desnutrición y otros factores. Así que durante años se hizo una idea anatómica errónea en comparación con la realidad.

Anuncios

~ por mendfiss en 30 septiembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: