¿Política? ¡Ni en sueños!

Hoy, el día es lluvioso. Las ventanas, empañadas, no dejan ver más allá de la constelación de gotas.
Y esto se preguntará usted -yo, desde luego, no-, ¿a qué viene? ¡Simple!
La apatía del tiempo es un reflejo de cómo este post será igual de perezoso y opaco que los cristales o que, en su caso, igual de oscuro e irónico que el humor del famoso presidente y previo actor: Ronald Reagan.
El americano que gobernó EEUU en la década de los 80, causó tantas simpatías como antipatías pero no se puede negar que fuese un hombre con las ideas claras. Una de sus más célebres frases, y no por ello menos acertada -aunque depende del humor con que cada uno lo quiera interpretar-, fue repetida a lo largo de su presidencia, entre 1981 y 1989, y dice así:

“He dado órdenes para ser despertado, en cualquier momento, en caso de que haya una emergencia nacional. Incluso, cuando estoy en mis reuniones con mi gabinete.”

Anuncios

~ por mendfiss en 12 julio 2009.

Una respuesta to “¿Política? ¡Ni en sueños!”

  1. Bueno, no sería una frase bien humorada si no tuviera dos sentidos posibles: 1) Estoy durmiendo en mis reuniones con el gabinete; 2) No me duermo en esas reuniones, pero quiero ser interrumpido incluso en ellas. Así que, como presidente, él fue un buen humorista, lo que no deja de hacer reírse al pueblo y lograrle a cualquer político popularidad o votos. Pero esa frase de Reagan tiene además un tercer sentido: “Mis reuniones con el gabinete me causan sueño, es decir, no suelen ser realmente importantes.” En este caso, es el primer chiste que en vez de doble sentido tiene triple sentido, lo que para un humorista no deja de ser admirable. Afortunadamente, los norteamericanos habían votado en un humorista y fueron gobernados por un político habilidoso, porque, de lo contrario, el gobierno Reagen, literalmente, habría sido una broma, pero una broma o un chiste que no haría reírse a nadie. Y éste habría sido el peor chiste de Reagan como presidente…

    Vease bien: como presidente y, no, como humorista.

    Bueno, aún hablando de las reuniones de gabinete, es donde el pueblo no está presente, es decir, son reuniones hechas detrás de puertas cerradas, así que al pueblo, mientras está al otro lado de esas puertas, se le echa un chiste mientras el presidente quizá duerme allá dentro. Así todos se quedan felices: el pueblo con el chiste disfrazado de política, y los políticos con la audiencia disfrazada de pueblo.

    Nada de eso sería posible, claro, sin la TV.

    Pero no mesclemos los dos Reagan en demasía; analisemos por el contrario un Reagan por vez.

    El Reagen humorista fue exitoso en conseguir votos para el Reagen político, y el Reagen político fue inteligente en dejar el Reagen humorista al otro lado de las puertas cuando se reunía con su gabinete. Si él hiciese lo contrario, dejando el humorista dentro de esas puertas y el político allá fuera, entonces sí la política se habría vuelto un chiste!

    De todos modos, para que no dejemos de comentar el título de este post, por qué diríamos “Política? Ni en sueños!”? Bueno, sea como sea, el Groucho Marx lograría más votos que un buen político desconocido que necesitara de votos antes que pudiera gobernar bien el país. Sí, pensándolo mejor, política ni en sueños. A no ser que en la vida real seamos un poco humoristas o actores…

    Sentido del Post? Yo podría haber hablado de Lula, pero ya hay demasiadas anedoctas sobre él…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: